25 de mayo de 2012

Un tren que se va

NOS subyugan los trenes, toda clase de trenes. No hay uno solo feo, todos tienen su encanto y su poesía, hay algo simbolista en ellos, su traqueteo, acaso ese monótono discurrir suyo en verso alejandrino, el silbato dejado atrás como un adiós interminable.
Este de POrtega, que vio JMBonet hace unas semanas, nos embelesa aún más tal vez, pues se adentra en lo oscuro: "una cremallera de luz que fuera cerrando la noche", dijo de él MCañedo Gago. De todos los túneles, el de la noche es el más misterioso, nunca sabemos en qué aurora nos dejará, de qué país, ni siquiera si acertaremos a salir de él.
Las vidas pasan. Antes de desaparecer para siempre trazan una curva majestuosa. Después apenas nada, unas luces blancas que se confunden con las estrellas y en la inmensidad de la noche un estrépito de hierros viejos que se queda en nada, como si al hierro se le fuesen cayendo sus secos pétalos. ¿Los oís, oís los delicados pétalos del hierro, de los viejos y orinecidos hierros de ese tren, los pétalos de hierro? 
La noche los guarda entre las páginas negras de su libro, como quien guarda vestigios de todo lo que fue, de las vidas otras.



14 comentarios:

  1. Manuel Cañedo Gago25 de mayo de 2012, 0:08

    Parece una cremallera de luz que fuera cerrando la noche.

    ResponderEliminar
  2. Siempre que se habla de trenes recuerdo a Ronnie Biggs, por obviar lo trágico. Una de las películas más tristes de la historia del cine " MOST - de bridge "se desarrolla en un tren , es un film de corta duración de Bobby Garabedian que se puede ver en YT y resulta interesante
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué guapo! Que nadie arranque hoy, la hoja del almanaque.

    ResponderEliminar
  4. Un tren es siempre una metáfora que no precisa de aditivos. Saludos

    ResponderEliminar
  5. El otro día iba en el AVE tan a gusto, leyendo y viendo el paisaje, y de pronto, cuando menos me lo esperaba, ¡zas!: el tren se paró. Había llegado a destino. O sea, que tuve que cerrar el libro, levantarme, coger la maleta y bajar. ¡Qué rollo! Decididamente habría que fabricar trenes más lentos.

    ResponderEliminar
  6. esas luces también menguantes en el mar de la noche como las de los pescadores adentrándose en lo oscuro. Ayudándonos a soportar ,este sí, este tren de la vida.
    saludos

    ResponderEliminar
  7. "Nada hay tan dulce como una habitación
    para dos,cuando ya no nos queremos demasiado,
    --------------------------------------------------------------
    si no es esta ligera sensación
    de irrealidad. Algo como el verano
    en casa de mis padres, hace tiempo,
    como viajes en tren por la noche..."
    "Vals de aniversario"
    Jaime Gil de Biedma

    Desde el AVE Madrid-Sevilla cruzando Puertollano y su bella arqueología industrial.

    ResponderEliminar
  8. Poesía, pura poesía. Cada vez tengo más claro que tu eres un POETA con mayúsculas.

    ResponderEliminar
  9. Tantas líneas perdidas... Sí, trenes más lentos. Hasta inmóviles frente a los móviles llegado el caso. Sobre raíles el viajero, pero en adecuada libertad hacia su destino. Sin tanto "apremio". Palabra que puede aprovecharse para corregir una errata. Bien molesta en esta ocasión; y en el verso final, más. Última cuaderna vía de la cita del Arcipreste de Hita en un comentario de ayer. NON y no *nos:

    "Quien tiene lo que l’ cumple con ello sea pagado,
    quien podiere ser suyo non sea enajenado,
    el que non toviere premia non quiera ser apremiado:
    libertat e soltura *nos es por oro conprado".
    [libertat e soltura NON es por oro conprado".]

    ResponderEliminar
  10. À partir d’Irkoutsk le voyage devint beaucoup trop lent
    Beaucoup trop long
    Nous étions dans le premier train qui contournait le lac Baïkal
    On avait orné la locomotive de drapeaux et de lampions
    Et nous avions quitté la gare aux accents tristes de l’hymne au Tzar.
    Si j’étais peintre je déverserais beaucoup de rouge, beaucoup de jaune sur la fin de ce voyage
    Car je crois bien que nous étions tous un peu fous
    Et qu’un délire immense ensanglantait les faces énervées de mes compagnons de voyage.
    Comme nous approchions de la Mongolie
    Qui ronflait comme un incendie
    Le train avait ralenti son allure
    Et je percevais dans le grincement perpétuel des roues
    Les accents fous et les sanglots
    D’une éternelle liturgie

    (Blaise Cendrars)

    ResponderEliminar
  11. Parecen puntos suspensivos que van hacia atrás...hacia el futuro.

    ResponderEliminar
  12. Por los trenes siempre discurrirá una letanía de vida.
    Antes, más que ahora. El dulce traqueteo, el ora pro nobis del recuerdo.

    ResponderEliminar
  13. Un arte que mezcla el ingenio con la belleza y que subyuga es la maqueteria ferroviaria
    Chao

    ResponderEliminar