17 de mayo de 2012

Repetición y novedad

DESDE muy niños vivimos en la perpetua perplejidad: “¿A quién quieres más, a papá o a mamá?”, nos preguntaron cientos de veces. Amamos en A lo que no tiene B; en B lo que no tiene A. El nuevo afecto es algo completo, el afecto AB, distinto del afecto A y del B. Quiero decir que, como los niños, seguimos amando en la vida lo que esta tiene de repetición y de novedad, sin que hallemos contradicción alguna en ello. Hasta llegar la madurez, en la que comprendemos que la verdadera novedad del mundo se repite a diario, y toda repetición es siempre novedosa.
* * *
CUANDO soy otro pienso mejor. Cuando soy otro soy mejor.
* * *
YO gano bastante en las distancias largas, dicho con la mayor modestia.
* * *
DE lo que nos damos cuenta, estando distraídos, vale el doble, porque lo lógico es que estando distraídos, no nos hubiéramos dado cuenta de ello. De modo que estar distraídos es la forma más sutil de la atención extrema. 

El Rastro, 13 de mayo de 2012

11 comentarios:

  1. " Estar distraido es la forma más sutil de atención " y añado de "aprendizaje ", creo que es una gran definición de lo que es Internet y de su éxito y necesidad.
    Cada dia es una nueva eternidad, breve pero real
    chao

    ResponderEliminar
  2. Hermosa certeza. Y cuántas veces lo nuevo no aparece sino cuando ya habíamos desistido de encontrarlo. Helás, lo que eran sólo musarañas se convierten en gamusinos. Me ha recordado también, señor Trapiello, aquel poema de A.Machado:
    "yo amo los mundos sutiles, ingrávidos y gentiles como pompas de jabón."

    ResponderEliminar
  3. Manuel Cañedo Gago17 de mayo de 2012, 1:08

    La distracción tiene mucho de ensimismamiento, y, por tanto, de concentración.

    ResponderEliminar
  4. La imagen es como una gran matriz de cristal. La figura ingenua del interior tiene el ensimismamiento de lo que está por venir y no parece distraída. Podría ser utilizada en una campaña a favor de la vida. Incluso, hasta parece una obra de Brossa.

    ResponderEliminar
  5. Tal vez en el niño distraído esté la atención en lo que el ser humano corriente, mecanizado, ciudadano, no puede percibir, y solo ahí se entienda la dimensión de las cosas, ¿o acaso para imaginar no se ha de estar más concentrado que nunca y es siempre el niño quien más imagina?

    Gracias Andrés por la entrada.

    ResponderEliminar
  6. Saludo estas reflexiones desde la más completa distracción.

    ResponderEliminar
  7. Lo de las distancias largas me ha llegado al alma. No sé si será porque escribo desde la costa gaditana...

    ResponderEliminar
  8. Cuando estás aquí quieres estar allí y cuando estás allí quieres estar aquí.

    ResponderEliminar
  9. Si nos damos cuenta de algo estando distraídos, es sólo porque Freud nos avisó, y luego que la poesía asalta cuando menos te lo esperas
    saludos

    ResponderEliminar
  10. Yo gano bastante en las distancias largas. 2h03:38. Por unos modestos cuatro segundos, mejor marca de todos los tiempos en Maratón. (Patrick Makau)

    ResponderEliminar
  11. Hay un caso en que no se da la repetición y novedad cotidiana , seria el caso de una persona que quiera pasar por desaparecida y para ello deba cambiar su identidad, su residencia , ademas de hacer creer a todos que ya no existes. Naturalmente que tiene que ser muy duro emocionalmente . Una clandestinidad absoluta. Una excepción
    Saludos

    ResponderEliminar