6 de mayo de 2012

Metafísica (faro invertido)

SI el surrealismo nos enseñó a descubrir tantas cosas surrealistas que había en la realidad antes de que existiera el surrealismo (como Gómez de la Serna nos mostró las greguerías que se habían escrito antes de que él formalizara el género de la greguería), la pintura metafísica italiana nos mostró la metafísica de las ciudades, plazas, pueblos, edificios que ignorábamos que fuesen metafísicos. No es probable que el arquitecto Ricardo Pérez, miembro de un círculo wagneriano y seguidor del modernismo vienés, pensara cuando proyectó este raro edificio de Salamanca, donde realizó la mayor parte de su obra, en ninguna arquitectura metafísica. Ni siquiera que lo derribarían y lo harían desaparecer, haciendo de él, más que nunca, metafísica pura en esta fotografía que acompaña al resto de su obra en un librito que ha comprado uno sólo por la sugestión de la imagen de este faro invertido, pues no se trataba de una torre que enviaba el resplandor del fuego a los navegantes, sino que fue levantada para descubrir el fuego allí donde naciera. Por no hablar de los niños que se ven aquí, alguno de los cuales aún podría vivir, la más rara metafísica de todas.

Ricardo Pérez. Arquitectura Contemporánea en España. Prólogo de Ignacio Coco yCoco.  Ediciones Edarba, Madrid, 1935.

2 comentarios:

  1. el Coloso y los golosos en llamas de la ilusión passé. Esa sobriedad con balcones.

    ResponderEliminar
  2. Tiene pinta de " provincial " ( cárcel )
    Saludos

    ResponderEliminar