11 de mayo de 2012

Política literaria

EN ese monumental tomo de correspondencia de JRJ, recién aparecido y del que se ocupará uno en otro lugar, este apunte graciosísimo del poeta a propósito de Camoens (hay muchos, desternillantes las cartas a  Guillermo de Torre, al que calza un diminutivo como quien le propina una colleja a un tonto: "Guillermito"). Se iba a celebrar en Lisboa la consagración del poeta portugués y se pensaba enviar una delegación de poetas españoles. Un periódico, El Liberal, solicita la opinión de JR, que dice que no ha leído mucho a Camoens y que lo poco que ha leído no le interesa tanto como "para improvisar uno de esos apagados, esternos, antipáticos infecundos amasijos circunstanciales –Azorín, don Ramón Pérez de Ayala, don E[ugenio] d'Ors– que se hacen todos los días por ahí. Tampoco, en fin, tengo noticias de ningún trabajo de don Ramiro de Maeztu sobre poesía épica portuguesa, que sería lo bastante elocuente, sin duda, como otros suyos, para cristalizar en mí, súbita y definitivamente, una opinión en contra". Esta carta, que no tiene desperdicio, es más larga y se publicó en 1923, y le hace a uno sonreír al ver cómo en el corto espacio de unas líneas JRJ podía agraviar a cuatro importantes escritores a los que había dedicado hasta hacía bien poco poemas, libros, prosas, a veces con dedicatorias aljamiadas, como su letra. A Maeztu, El diario del poeta recién casado, con esta dedicatoria: "A Ramiro de Maeztu con la admiración y el afecto de su amigo Juan Ramón Jiménez. Madrid, mayo, 1917".  
¿Qué aprendemos de esto? Que la gente que merece una dedicatoria elogiosa, puede cambiar y volverse idiota; y que JRJ no fue un hombre esclavo de su pasado ni de su futuro: de Azorín, por ejemplo, del que también dice en este epistolario "que merece que le falte al respeto", acabó elogiando sus libros de los años cuarenta y cincuenta, que le parecían, con los primeros, lo mejor de su obra.

4 comentarios:

  1. La vida da muchas vueltas. Incluso la de JRJ. Saludos

    ResponderEliminar
  2. de admirado a idiota, c´est la vie, así de errática es la vida en prosa.
    saludos

    ResponderEliminar
  3. El exceso de halagos y condecoraciones es algo que procuran evitar los artistas , aunque es algo inevitable.

    ResponderEliminar
  4. Bueno JRJ era un sabio y después del asunto Georgina Hubner y la que le liaron sus fans peruanos es lógico que no creyera en lisonjas.
    Anoche vi " el honor de las injurias ", aparte de lección historica es una gran película, muy bien relatada`por su director Carlos Garcia Alix, tiene un toque " Buñuel ", gracias por la recomendación
    chao

    ResponderEliminar