13 de junio de 2012

Diabluras de Satán (o el Tratado del vicio)

"BUSCANDO algo de uno de los fotógrafos franceses que salen en el libro comprado el domingo, libro que es una auténtica mina, he dado por casualidad (en un blog caprichoso pero sin muchas indicaciones de fuentes) con esta que no se de qué va, pero que inmediatamente me ha hecho pensar en aquella postal de cabaret que encontré en los gitanos y que al final te llevaste tú y comentaste en el blog. He buscado un poco más y he dado con una vista estereoscópica de lo mismo. No sé si es una broma; lo de DIABLERIES, en la estereoscópica, me induce a pensarlo". (De una carta de JMBonet).


6 comentarios:

  1. La imagen de esa "biblioteca infernal" la vi hace unos meses en este blog: http://absencito.blogspot.de/. Remitía a una web inglesa donde se explicaba profusamente su origen.

    ResponderEliminar
  2. Cuando yo era pequeña me obligaban a aprender de memoria el catecismo y recuerdo esa pregunta de "¿Quiénes son los enemigos del alma?", a lo que había que responder "Los enemigos del alma son tres: mundo, demonio y carne". (Si alguien no ha pasado por esta experiencia de tener que memorizar el catecismo, le felicito por ello.) Nunca llegué a entender a qué se refería con eso de los tres enemigos.

    Otro día contaré lo que pasó cuando, con nueve años, le pregunté a la monja qué quería decir "concupiscencia".

    EMILIA

    ResponderEliminar
  3. Aquí. Me ha costado encontrarlo.
    http://www.visual-media.eu/diableries.html

    ResponderEliminar
  4. sabido es que el diablo con el rabo mata calaveras, como moscas los jemeres de los campos del silencio.
    saludos

    ResponderEliminar
  5. Se nos amenaza con él, siempre seduce más el mal que un supuesto premio divino. Hay quien les busca para ofertarles su alma a precio de saldo .
    Chao

    ResponderEliminar
  6. Y el murciélago guardián del Tratado del Vicio es casi el mismo dibujo que el logotipo de la Bacardí, aunque la cabecilla del francés es más endemoniada. Me recuerda las fotos de Witkin aunque ésta es más teatral, burlesca sin llegar al grotesco violento.

    ResponderEliminar