22 de junio de 2012

Ideales

EN 2000, siendo ministro de cultura Mariano Rajoy (todos vamos a menos), se hizo en el Reina Sofía de José Guirao (otros, en cambio, consiguen mantenerse a flote) una exposición sobre diseño, comisariada por Alberto Corazón, Emilio Gil y Enric Satuè (estos siguen invariables en lo suyo, ni más ni menos).
En el catálogo figura la muy "decó" cajetilla de Ideales como diseño emblemático del año 1936 y obra del pintor Carlos Vives (una y otra cosa seguramente serán verdad, pero después de ver que se atribuían en ese mismo catálogo las cubiertas de la Opera Omnia de Valle Inclán a  ¡Rafael de Penagos!, le han quitado a uno la ilusión por la verdad.
Sea o no diseño del año 36, el año en que precisamente los ideales quedaron tendidos en el campo de batalla o en los "paseos" de retaguardia, nos resulta graciosa la idea de fumar los ideales. Como las ilusiones. Sobre todo en una época en la que esta palabra era tan importante como tentadora: todos querían arrimarse a ella, incluso los dueños de cierta ferretería de la calle Atocha, que nosotros hemos conocido y cuyo rótulo anunciaba la especialidad de la casa: «Bombas "El Ideal"».

Del Rastro, hace unos años



10 comentarios:

  1. La primera letra del alfabeto, la A, en forma de FLECHA, presagiaba la violencia de los ideales. Ideales con sombras.

    ResponderEliminar
  2. Acostumbrado a fumar Ideales (o Peninsulares) sin filtro, le dieron al anciano un "Winston with filter", y cuando la combustión llegó al filtro y se apagó el cigarro, el anciano pretendió volver a encenderlo (con su mechero de yesca). Intentaron explicarle que el cigarro se había consumido, a lo que él repuso, indignado:

    -¿Cómo va a haberse acabao, si está por la mitad?

    ResponderEliminar
  3. Cigarrillos al cuadrado... más sabor, más carácter. El vaquero de Marlboro era una nenaza.

    ResponderEliminar
  4. Ideales... de la Muerte, como dice ahora ¿Ana Obregón?
    saludos

    ResponderEliminar
  5. En Colombia, una bomba es una estación de gasolina o un globo; cualquiera de las dos podría ser ideal. También pueden ser ideales las otras bombas, tan comunes aquí como los globos o las estaciones de gasolina. Carlos Vives no podría ser el diseñador en ningún caso, porque Carlos Vives es un cantador vallenato. Mariano Rajoy no existe, aunque haya sido ministro de cultura. O de Kultura.

    ResponderEliminar
  6. He fumado cigarros más fuerte, pero ideales era una bomba . Eran cigarrillos de liar, el proletariado joven tiraba de Celtas Cortos ( sin filtro ) , los señoritos en cambio fumaban Chester o Winston
    El caso es que se sigue liando tabaco y la firma de papel Smoking cotiza en Bolsa
    Chao

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre Celtas y Chester había un estadio intermedio: Bisonte.

      Eliminar
  7. Con los Ideales acabaron los Celtas.

    ResponderEliminar
  8. El primer párrafo de su asiento de hoy, es antológico. En efecto, el que ha ido a peor es Rajoy. Eso me recuerda la famosa anécdota del matador de toros D.Luis Mazzantini, que una vez retirado fue Gobernador Civil de Guadalajara. Un día se encontró con su compañero en los ruedos Guerrita que le preguntó:¿Y cómo ha llegado Vd. a esto?. Y D.Luis le respondió:Pues ya ve Vd. maestro...degenerando.

    ResponderEliminar
  9. Los Ideales llamados en mi pueblo "Caldo de gallina". Con dos tercios de unos de estos cigarros se liaba un pitillo. Lo de caldo de gallina debía ser porque era superior al tabaco que llamaban de picadura.

    ResponderEliminar