7 de junio de 2012

Se lo tenía merecido

LA Fundación Príncipe de Asturias se ha dado el Premio de las Letras en Joseph Roth, ¿o es Philip Roth?, confirmando, un año más, que:
No le dan un premio a nadie que no lo tenga ya
o
Cuando te dan un premio es porque ya lo tenías
o
Sólo te hacen académico si ya lo eras... Etc., 
* * *
LAS gallinas caminan de perfil como los jeroglíficos.
* * *
El ego es eco. No puede ir por delante.

Bernard Plossu

16 comentarios:

  1. No acabo de coger lo de Roth (Philip). Me conformarè con mirar la foto, sin pie, pero con piernas. Abrazossss

    ResponderEliminar
  2. ¿Joseph? El Príncipe de Asturias no se concede a difuntos.

    ResponderEliminar
  3. Porque no pueden acudir a recogerlo.

    ResponderEliminar
  4. ¿Tal vex sea porque el premio principe de asturias sea dado para la galeria y no por su contenido ?. En los miembros del jurado hay varios personajes sospechosos.
    En todo caso a nivel personal he leído algunas de sus novelas recientes y ( the human stain, the plot against america y nemesis) y he disfrutado, aunque no sean de por si nada divertidas. Para mi el problema no es el honorado si no el jurado y el premio en si.
    Por otra parte en un viaje esos relámpagos que estas y no estas donde has ido, adquirí el ultimo ejemplar o tal vez el único de "segunda oscuridad". Mi enhorabuena por el libro, no conocía su poesía y ha sido todo un descubrimiento, excelente libro, siga publicando poemas.
    saludos
    txema

    ResponderEliminar
  5. Su post de hoy se podría interpretar en el sentido de que hay premios que al sancionar el éxito lo que en realidad persiguen es prestigiar la institución a la que representan. No nos descubren nada que no supiéramnos ya antes ¿Estamos encantados de habernos conocido? Pues eso.

    ResponderEliminar
  6. Yo, como casi todo el mundo, paso de los premios literarios, incluido el Nóbel. En su día éste se lo dieron a Echegaray, que es un señor al que nadie lee. (¿Pero lo leyó alguien alguna vez?).

    Entonces se hizo famosa una quintilla que decía

    Dicen que sufre Bombay
    brotes de peste bubónica.
    La prensa aquí trae la crónica
    de un drama de Echegaray.
    Mejor están en Bombay.

    Luego, cuando Anson ingresó en la RAE, se hizo popular una adaptación de esta copla:

    Dicen que sufre Japón
    una terrible epidemia.
    Aquí la Real Academia
    nombra académico a Ansón.
    Mejor están en Japón.

    Jaime Campany contraatacó adaptando la quintilla a Cebrián (quien ingresó en la RAE a la vez que Ansón):

    Dicen que sufre Ceilán
    una terrible epidemia.
    Aquí la Real Academia
    le da un sillón a Cebrián.
    Mejor están en Ceilán.

    No obstante, y volviendo a los premios Nóbel, he de decir que, gracias al que le concedieron hace unos años a Wislawa Szymborska, descubrimos a esta grandísima poeta (me niego a escribir "poetisa") polaca (recientemente fallecida), de la cual hemos publicado varios excelentes poemas en zUmO dE pOeSíA.

    (Desde zumo-de-poesia.blogspot.com,
    Aitor Suárez)

    ResponderEliminar
  7. Yo he leído, para expiación de mis pecados, The human stain y desde luego que tiene Vd. razón, merecidísimo se tiene el Príncipe de Asturias.Es tan trivial (lo que no sería desdoro si no pretendiese ser trancendente e incluso trascendental), superficial y apto para "galardones" que mejor no han podido hallarlo, ni al libro ni al autor. ¡Y los del jurado, que han tenido que chuparse esa mandarina!.Bonita crónica sería la del tortuoso y seguro que retorcido camino para "otorgar galardón" a uno de los de por allá para no tener que otorgar a uno de los de por aquí que escriben la misma filfa, y los hay a montones. De premiar a alguien que de verdad escriba algo que merezca consideración e incluso un premio es mejor no discutir, para qué, si en tontería.
    Philip Roth, manda carallo na Habana...
    Ah, y completamente de acuerdo con la excelencia de Segunda Oscuridad, es hermosísimo, tan vivo que se siente palpitar. También es generador de esperanza, esa cosa con plumas,que Vd. de verdad consigue que se me asiente en el alma y que la mayoría de los poetas contemporáneos nos hurtan, o transforman en esa cosa con púas y términos "poéticos" que nos lanzan como pedradas. Gracias.

    ResponderEliminar
  8. Pues hay egos que llegan media hora antes que su sombra. Saludos

    ResponderEliminar
  9. Por creerlo de algún interés para lo que aquí se cuenta, copio parte de lo que, respecto al último premio Príncipe de Asturias y a las competencias del jurado cuenta esta semana, en su blog "Café Arcadia", José Luis García Martín, miembro de dicho jurado. (El texto completo puede verse en el blog):

    "...los miembros del jurado de las Letras no podemos proponer candidatos para el premio de las Letras. Podemos hacerlo en cualquier otro, pero no donde teóricamente somos especialistas. Antes uno recibía las candidaturas presentadas y, en los quince días que quedaban para las reuniones del jurado, podía añadir algún nombre significativo que echara en falta. De ese modo se conseguía que entre los candidatos estuvieran siempre los mejores escritores. Ahora no es así. Los que proponen suelen ser consulados, embajadas, asociaciones como el Pen Club, todos muy protocolarios, oficialistas y con escasa capacidad crítica".

    ResponderEliminar
  10. El Ego es EKO. Pero no hay EKO sin Cola-cao. Y el que corta el Bacala...perdón, el ColaCao, soy yo.(EL Dragó...n)

    ResponderEliminar
  11. Philip Roth es uno de los grandes. Lo que no sabemos es "si le sorprendió la noticia" cenando en casa del Cónsul de España en Nueva York, como ha ocurrido con algunos premiados norteamericanos. El anterior responsable de estos premios era Graciano García, un personaje reptil que manejaba jurados a su antojo para premiar al dictado, con el concurso de una pequeña bandería de la que se rodeaba al efecto.Quien inspiraba, o inspira el nombre de los premiados es para mí una incógnita. Nada me extrañaría que Anson, el adalid de los jurados independientes, estuviera detrás de algunos. El tal Graciano, solo tenía una obsesión: asegurarse la presencia del premiado. Si no, no había premio. Que yo recuerde se la jugaron dos norteamericanos, ambos premios del deporte, Carl Lawis, que se limitó a decir el día antes que había perdido el avión. Cuentan que le ofrecieron hasta un avión privado. Cuatro años después en el 2000, hizo lo mismo el ciclista Lance Armstrong. Pero este dijo desde el primer momento que no vendría bajo ningún concepto. El secuaz que utilizó Graciano lo engañó, y lo dejó con el culo al aire.

    ResponderEliminar
  12. Gran novelista pero...¿porque compite el Principe de Asturias con el Nóbel?

    ResponderEliminar
  13. Me parece que nos has descolocado un poco al poner o parecer poner en duda el Joseph ya fallecido en el 39. Magnífico escritor por supuesto.

    ResponderEliminar
  14. Es verdad.No tendría que haber premios o tendría que haberlos solo para novelistas jóvenes, desconocidos y con una sola obra. Así se podría respetar el respetable criterio de los que opinan sólo habiendo leído una obra. O para novelistas viejos, muy valiosos y sin premio anterior. Escribe el nombre en la línea de puntos: ..................

    ResponderEliminar
  15. Yo siempre me he fiado de los escritores premiados , excepciones siempre hay .
    El que un premio se llame " Principe de Asturias " me parece estrambótico ¿ Que diríamos de un premio llamado " Prince Harry " ? ,
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. “El ego es eco”. Si va por delante,
    a resistir las coces de los egos.

    ResponderEliminar