1 de junio de 2012

Pompas de Japón

LOS haikús: ingrávidas, leves, irisadas pompas de Japón.
* * *
EL ergotista acaba cortando peros en tres.
* * *
LA publicidad es todo lo contrario de la literatura. La publicidad es trepidación: la vemos al paso o a la carrera, en el metro, pegada a los autobuses, en los cortes de una película, su lenguaje mismo es trepidante. La literatura, por el contrario, es cosa horizontal, hemos de leer tumbados o, como mínimo, sentados. Mala cosa leer de pie, como los futuristas.
* * *
Y de paso, porque viene a cuento, aquello que decía Pessoa y acabamos de leer en una antología de sus aforismos: “Todos tenemos momentos futuristas como cuando, por ejemplo, tropezamos con una piedra”.
* * *
EL blancoinegro, en fotografía al menos y en cine, es algo más que blanco y negro; es incluso más que un color nuevo, un blanco sucio o un negro tenue, es un tono sentimental y a menudo moral.

Gran Vía, Madrid (fragmento), Català-Roca.

8 comentarios:

  1. Destellos futuristas en un mundo de agoreros, no creo que exista un futurista romántico como Julio Verne , aunque nos quede Stan Lee .
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Esta imagen va cambiando según el soplido de su protagonista. Català-Roca lo retrató haciendo ocho pompas de jabón, pero Andrés T. y Alfonso M. lo vieron otro día haciendo siete para la cubierta de Siete moderno, resultando al instante y sin que apenas se advirtiera ocho de nuevo. Y como por arte de magia, años más tarde y en edición de bolsillo, nos parece contar siete pompas cuando de repente vuelve a soplar y salen diez, al sumarse las tres O de Trapiello y de Moderno. Una imagen con algo de magia.
    J. Blas

    ResponderEliminar
  3. Las fotos y el cine en blanco y negro poseen algo especial, digamos que un atractivo genuino. Hace años se tuvo la idea de colorear, por ordenador, viejas películas en ByN. Se dijo que era una forma de atraer gente al cine para ver otra vez las películas antiguas, por la curiosidad de verlas en color. Se hablaba de colorear los primeros films de Alfred Hitchcock, todo el cine negro americano de los 50, Casablanca, etc. Pues bien, la idea no tuvo éxito. Por algo será.

    Películas recientes se han hecho a propósito en ByN. Yo recuerdo Manhattan y El hombre elefante. Y en verdad nadie echa de menos el color.

    Jacinto Benavente pronunció una frase chispeante: "Primero fue el cine mudo. Luego el cine sonoro. Ahora el cine en color. A este paso, van a acabar inventando el teatro".

    Sobre el cine mudo, alguien (no recuerdo quién) decía algo que seguramente se podría extrapolar al cine en ByN. La frase es: "No es que al cine mudo le falte el sonido; es que tiene el silencio".

    ResponderEliminar
  4. La literatura libera imágenes en blanco y negro que son coloreadas por el lector a su antojo. La publicidad es una esclava de sus colores. Saludos

    ResponderEliminar
  5. sólo q la literatura q ahora se lleva es indistinguible de esos mecanismos obnubiladores de la publicidad, para ser consumida al instante -fast food too- y al instante olvidada.

    ResponderEliminar
  6. Y Basho perdió su vaso.

    (Pompita fúnebre de Cosimo desde un árbol hasta el Japón).

    ResponderEliminar
  7. También refleja la realidad y resulta natural
    El color está más en sintonia con la trepidante actualidad
    chao

    ResponderEliminar