1 de enero de 2014

Da cartas

COMO compases de Strauss suenan estas valsadas palabras de Kant, apropiadísimas para este día de Año Nuevo: "La paciencia es la fortaleza del débil, la impaciencia la debilidad del fuerte", es decir, que la paciencia fortalece y la impaciencia debilita. Podemos traducirlo a lenguaje cervantino, y quedaría así: paciencia y barajar. O al sanchesco: de menos nos hizo Dios.
Y sabido esto, le decimos al Año Nuevo: 
–Da cartas, y mira que sean buenas.


Gredos desde Las Viñas, 29 de diciembre de 2013

6 comentarios:

  1. Andrés, siempre que leí en el SPP sus nocheviejas "sin pompa ni oropel", tan tranquilas y huérfanas de servidumbres le tenía cierta envidia. Pero este año ha querido la suerte que mi mujer y yo nos hayamos tenido que meter en cama mucho antes de las uvas, con fiebres y dolamas. Por eso y aunque no sea lo mismo, me he acordado de usted y de paso aprovecho para desearle lo mejor en el nuevo año. Y por favor, que salga pronto "Mundo es"...

    David Fdez.

    ResponderEliminar
  2. Primer plano negro y segundo blanco, virginal, esperanzador. La alegoría de la transición de un año a otro a través de una fotografía. En la esperanza siempre hay una obligación vital, igual que el espejismo es una ilusión imprescindible. Que el blanco se vaya acercando cada vez más y sepamos poner los ojos solo en él.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por llenarnos tanto y de qué manera, con tan poco, Andrés.
    Empezamos muy bien el año.
    J.Blas

    ResponderEliminar
  4. La mayor debilidad del" fuerte " suele ser la condición de traidor y chivato , son impacientes y enseguida les entra el canguelo ( Kantgüelo si el fuerte es un intelectual o " artista " que no combate la crisis )

    ResponderEliminar
  5. Desde que Kant murió en Köenisberg los relojes nunca dan la hora exacta, o adelantan o atrasan, la paciencia y la impaciencia pueden ser fortaleza de débiles y flaqueza de fuertes, pero la exactitud esa es la virtud de los ecuanimes.

    ResponderEliminar
  6. Menos por menos, más: Dios, qué gran Matemático.

    ResponderEliminar