15 de enero de 2014

Marià Manent, miel secreta

FUE Marià Manent del linaje de los silenciosos, un hombre finísimo y alguien a quien la poesía en español debe tonos inauditos que libó en THardy, WBYeats o EDickinson, entre otros muchos. De él acaba de aparecer una pequeña, cuidada y bellísima antología de sus propios poemas, escogidos y traducidos sobriamente por JMuñoz, publicados por la fundación Ortega Muñoz en una colección que dirigen ÁValverde y JDoce y tipografiados por JRodríguez.
"Poeta de lo microscópico", dice JMuñoz, "observador minucioso de los aspectos menos perceptibles de la naturaleza". 
Venga aquí este poema de aquel que todo quiso decírnoslo, obra y vida, "con la voz apagada".

ENTIERRO DE UNA JOVEN EN SALLAGOSA

Esperaba oírte, canto de codorniz,
impreciso y seguro,
y ver, cómo el alma en invierno,
los pequeños neveros lejanos
dorados por los vapores de julio,
y el brillo del río en la montaña,
y la alondra extasiada en su canto
encima de los huertos.

Pero en la quietud del pueblo la muerte
no esperaba encontrar.
Y te llevan, oculta en la madera,
hombres con alegres flores;
y este silencio habla de ti,
mi desconocida. Se te borran el canto
de la codorniz y la nieve, pero te trae
la Eternidad miel secreta. Y, abeja dormida,
a la celda te ajusta.

              (De La ciutat del temps, 1961; Trad. de JMuñoz) 


           

6 comentarios:

  1. Buenas abejas: de la cadaverina, la miel secreta.

    Otra libación. En el Cementerio Inglés de Málaga anhelado por Cernuda en su “Elegía anticipada”. Subiendo, a la izquierda. En el alto patio dedicado a la juventud ―tumbas trufadas de conchas bajo los pinos―, el paredón de un falso pozo invita a leer el conocido poema de MARÍA VICTORIA ATENCIA (“Cañada de los Ingleses”, 1961).

    EPITAFIO PARA UNA MUCHACHA

    Porque te fue negado el tiempo de la dicha
    tu corazón descansa tan ajeno a las rosas.
    Tu sangre y carne fueron tu vestido más rico
    y la tierra no supo lo firme de tu paso.

    Aquí empieza tu siembra y acaba juntamente
    –tal se entierra a un vencido al final del combate–,
    donde el agua en noviembre calará tu ternura
    y el ladrido de un perro tenga voz de presagio.

    Quieta tu vida toda al tacto de la muerte,
    que a las semillas puede y cercena los brotes,
    te quedaste en capullo sin abrir, y ya nunca
    sabrás el estallido floral de primavera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y miel celestial, por libación de la luz, parece derramarse en esta hermosa metáfora de A. Machado:

      ¡LUNA llena, luna llena,
      tan oronda, tan redonda
      en esta noche serena
      de marzo, panal de luz
      que labran blancas abejas!

      Eliminar
  2. Leer por primera vez a un poeta que sólo conociamos de oídas, y que ese poema sea tan memorable como este de Mariá Manent que hoy cuelga Ud. en su blog le roba el interés a los libros que tenemos sobre la mesa, y renueva esa sed incansable la que nos impulsa hacia las librerías, los portales de Internet, los mercadillos de viejo en busca de ese libro que nos dejará prescindir por fin de Horacio, de Cervantes, de Stendhal. Ansia irredenta que sólo podría colmar ese libro memorable y nuestro y que nunca escribiremos.

    ResponderEliminar
  3. « (…) Se te borran el canto
    de la codorniz y la nieve, pero te trae
    la Eternidad miel secreta. Y, abeja dormida,
    a la celda te ajusta.»

    ***
    «Llega despacio --¡Paraíso!
    Los labios a Ti no acostumbrados
    Ruborosos -- de tus Jazmines liban—
    Como desfallecida Abeja

    Por llegar tarde a su flor
    En torno a su aposento zumba—
    Sus néctares repasa --Entra—
    Y en Bálsamos se pierde.»

    (E. Dickinson)

    Libación, ¿ única tarea de la vida y de la muerte ? "Que ya sólo el libar es mi ejercicio", podría decir el otro místico.

    ResponderEliminar
  4. Preciosa edición y magnífico poeta, lo digo por el poema que AT ha transcrito. Lo malo de estos libros es que se distribuyen mal y apenas llegan a las librerías. Recuerdo uno del mismo autor editado por Trieste hace ya muchos años que creo se titulaba "Diarios".

    ResponderEliminar
  5. Maravilloso poema. ¿Qué tiene el catalán para producir tan grandes poetas y poemas? Siquiera sea para leer a sus poetas en V.O., en todos los colegios e institutos de España debería enseñarse esta hermosa lengua. No queremos que Cataluña nos deje porque la llevamos en el corazón.

    ResponderEliminar