2 de enero de 2014

Trivio y cuadrivio (6)


TRAE el Año Nuevo una carta. La carta está lacrada. Vienen en ella noticias detalladas de lo que nos aguarda. Para leerla es preciso romper el lacre, en el que ha quedado la impronta de un sello. Enigmático sello es el pasado. Hay algo fascinante en el lacre, tiene algo de precioso, quizá el secreto que cela con tanta delicadeza. Todo secreto tiene mucho de perla entre dos valvas.
Hace días leía esto en mi pequeño Trivio y Cuadrivio: “Se da el nombre de Lacre a una mescla de sustancias resinosas fusible o inflamable, reducida a barritas colocadas, negras o de otro color, destinadas para cerrar y sellar cartas, paquetes, etc., derritiéndolo y dejándolo caer ardiendo sobre la cosa que se quiere cerrar o sellar en forma de gotas o lácrimas, de cuyo nombre latino, lacrima, se formó el de lacre”.
Y de pronto ha comprendido uno de dónde procede la alegría que experimentamos al recibir una carta y abrirla. Si sólo las lágrimas pueden cerrarla, únicamente la alegría, al menos en una primera instancia, conseguirán abrirla. A esa alegría la llamamos también esperanza. Y con esperanza abrimos hoy la carta que ha traído el Año Nuevo.


Las Viñas con niebla, 1 de enero de 2014

7 comentarios:

  1. Marcadas y bien marcadas ―sabe Dios por qué o por Quién― siempre están todas las cartas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunas veces el lacre de las lágrimas borra las marcas.

      [UTILE DULCI (Horacio, “Ars poetica”). Lema con que arranca “El Trivio y el Cuadrivio” del señor Bantús.]

      Eliminar
  2. A mí el lacre siempre me pareció una joya, como un rubí espeso y duro que se derrite con el calor y vuelve a la consistencia con otra forma, esa metamorfosis, diferente pero lo mismo es en cierto sentido fascinante. Bajora cuenta en Silvestre Paradox como su mentor de niño, creo que se llamaba Mr. Macbech, contaba como en África había visto minas de lacre.

    ResponderEliminar
  3. Lástima que hoy en día solo recibamos las del banco y los recibos de la luz el agua, las facturas, publicidad... que vienen a invertir los antiguos términos: se cerraron con alegría y se abren con lágrimas, in hoc lacrimarum valle.

    ResponderEliminar
  4. Sí, pero que diferente es el significado de la palabra lacra ( la costra que dejan las heridas mal curadas, secuela ) , nada que ver con la pomposidad del lacre que requería disponer de un anillo de relieve reconocido que autentificara al destinante .

    ResponderEliminar
  5. Cada renglón que leamos de esa carta representa un día del año....

    ¡Felicidades por este blog!

    ResponderEliminar
  6. El lacre también se usa como enmascarante de sustancias , me contaron que hace tiempo las pastillas de cannabis venían envueltas en lacre para no ser olidas por los perros y también para evitar que se moje el género en caso de que el contrabando se realice por medios acuáticos ; está claro que gente ocurrente ha recurrido al lacre con la finalidad de ganar de dinero y la historia que me contaron me la creo a pies juntillas.

    ResponderEliminar