22 de enero de 2014

El mayor hurto

ACASO el mayor hurto que ha sufrido quien vive en las ciudades modernas, y me atrevería a decir que cualquier criatura que viva en ellas, ha sido el de la luna a manos del progreso. La tristeza secular de l*s que viven en las ciudades procede en buena parte de esa orfandad en la que han quedado.
Y no tanto porque no la veamos a veces pasearse sobre nuestras calles, plazas y jardines como una melancólica y solitaria Helena a lo largo de las murallas de Troya, sino porque llegándonos su imagen nítida y subyugante, nada nos llega de su luz. A quienes tantas veces han recibido en su rostro ese resplandor misteriosísismo suyo en medio de los campos o al lado del mar, en una playa retirada, ese silencio de la luna urbana, les encoge el corazón.
Con todo, qué felicidad el día en que caminando por la ciudad la descubrimos allá en lo alto, entre dos edificios, pues suele ocurrir también que la ciudad nos la oculta y hace que nos olvidemos de ella. ¡Cuántas veces ha venido a llamar a los cristales de nuestras ventanas y nuestro sordo afán diario no ha oído su luz muda!
Ya hace unos años, desde que el progreso nos dio para resarcirnos los móviles modernos, el amigo E. y yo nos enviamos las lunas llenas, y unas veces van en una dirección o en otra, y otras se cruzan por el camino.
Ayer nos llegó esta desde Mazarrón, mientras volvíamos a casa. Tratamos de mirar aquí y allá, por si estaba cerca, y sabiendo que estaba, no la hallamos. 


Foto: Eloy Sánchez Rosillo. Mazarrón, 20 de enero de 2014

14 comentarios:

  1. LUNA llena en el cielo del verano.
    Cuánto perdón en todo.
    Esta luz, ese mar, estos ojos que saben.
    Y el grillo de la infancia.

    (Eloy Sánchez Rosillo, En la alta noche, un poema de Antes del nombre)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bello poema, que parece un desafío a los célebres versos de Machado:

      "Desdeño las romanzas de los tenores huecos
      y el coro de los grillos que cantan a la luna.
      A distinguir me paro las voces de los ecos,
      y escucho solamente, entre las voces, una."

      Eliminar
  2. Y a manos llenas lluevo en el cristal
    de la fosca ventana de mi estudio,
    y las gotas que lluvian
    mi corazón por dentro
    son las mismas que bajan y resbalan
    trazando bellos signos
    que podría leer, si no tuviera
    en los ojos mi lluvia tantas lágrimas.

    (Andrés Trapiello, versos de Lluevo, un poema de Un sueño en otro)

    ResponderEliminar
  3. Uno de los 24.000 dísticos del "Ramayana de Valmiki" dice que si dos enamorados separados miran al mismo tiempo la luna se sentirán unidos y consolados.

    El mejor aforismo que conozco sobre la luna: "La lune est le soleil des statues". (Jean Cocteau)

    "Ya no me atrevo a macular su pura
    aparición con una imagen vana;
    la veo indescifrable y cotidiana
    y más allá de mi literatura."
    (Borges sobre la luna)

    ResponderEliminar
  4. Cuando ella está lejos, nos miramos en la luna.

    ResponderEliminar
  5. A veces Federico García Lorca combatía sus “dramones” con la “erudición” (y algo más) de don Francisco Rodríguez Marín, También hoy con ella podrá distraerse algún dolor.

    « Luna lunera,
    Cascaballera,
    Llena de migas
    Y bien caballera.
    Sale ’l caballito blanco
    Alumbrando todo el campo.
    Sale ’l caballito negro,
    Alumbrando todo el cielo.
    Salen las monjas,
    Con sus toronjas.
    Salen los frailes,
    Con sus costales.
    Sale Periquillo,
    Tocando el pitillo. (*)

    (*) Invocaciones que dirigen los muchachos á la luna; manifiestas supervivencias del gentilismo. RODRIGO CARO (…) habla de un juego infantil de su tiempo, llamado “Sonsoluna (sum sub luna)”. LEDESMA, para uno de sus “Juegos de noches buenas” etc., toma asunto en uno de losmuchachos, que comienza:

    Luna, que reluces,
    Toda la noche me alumbres. (…)

    [Notas al final]

    ***

    [Entre las adivinanzas, por ejemplo:]

    Reonda como una taza
    Y ba cormigo á la plaza.

    Por las barandas del cielo
    Se pasea una doncella
    Vestida de azul y blanco
    Y reluce como estrella.

    Una dama que anda siempre
    Por tejados y azoteas;
    Doce galanes la rondan,
    A uno toma y á otro deja. »

    [Respuesta de la última: la luna y los meses. Benditos gentilismo y pueblo. Verla nosotros y viceversa: que desde las “barandas del cielo” nos vea ella a nosotros, algo más dignos como género si pudiera ser con el tiempo.]

    ResponderEliminar
  6. Es verdad que la luna en las ciudades se está apagando. La están apagando.

    ResponderEliminar
  7. Parece un cuadro abstracto, con esa luna difuminada reflejándose en el agua y esas luces pequeñitas que no pueden con su fuerza...

    ResponderEliminar
  8. Qué gracia (con su desgracia). “Sonsoluna” (de SUM SUB LUNA), antiguo juego infantil español.

    Bajo la luna todos, no solo Borges; pero permítase que su sombra vuelva a colarse aquí en forma de dos tankas con luna:

    Bajo la luna
    El tigre de oro y sombra
    Mira sus garras.
    No sabe que en el alba
    Han destrozado un hombre.

    ***

    Alto en la cumbre
    Todo el jardín es luna,
    Luna de oro.
    Más precioso es el roce
    De tu boca en la sombra.

    ResponderEliminar
  9. Uno comprende bien, o eso piensa, la intención y el sentido de lo que aquí se dice. Pero afirmar que "Acaso el mayor hurto que ha sufrido quien vive en las ciudades modernas, y me atrevería a decir que cualquier criatura que viva en ellas, ha sido el de la luna a manos del progreso", en un mundo donde, como recordaba ayer Oxfam Intermón, 85 ricos suman tanto dinero como 3.570 millones de pobres, o donde, en nuestro propio país, vemos y vivimos a diario las consecuencias del paro, los recortes brutales y tantas veces inhumanos, los desahucios y demás familia, quizá parezca un poquitín excesivo. Vamos, se me ocurre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, querido tocayo, aunque bien pronto nos quedemos a la luna de Valencia, de vez en cuando permítanos ocurrencias tipo FGL por ejemplo: “LA LUNA ES UN POZO CHICO…”; y no estar siempre hundidos en el de: … Y UN HORROR GRANDE LA VIDA. Descansemos a veces del horror y será una mijilla menos grande.

      Eliminar
    2. Muy sensato lo de descansar del horror. Uno bien quisiera no sólo eso, sino que el horror descansara un ratito de nosotros, que ya está bien, oiga. Pero en fin.

      Eliminar
  10. Ay, Andrés, cómo me gustaría que alguien (sospecho que tú o nadie , tú después de hablar con Eloy) pudieras decir qué se ve en esa foto. Parece un oleo, y ese charco de luz que toca el borde bajo de la foto, y esas manchas naranjas, y esos pábilos de luz (Ventanas encendidas, postes de luz?) No sé siquiera si esa mancha de luz de que hablaba es el reflejo de la luna en el mar.

    Gracias

    ResponderEliminar
  11. Supongo que no hay forma de acercar al lejano o, en su defecto, alejarlo del todo.

    ResponderEliminar