7 de enero de 2014

"Txeroki somos todos"

QUE decidieran presentarse en un antiguo Matadero con ese rótulo en la puerta; que el portavoz fuese el camarada Kubati, asesino de la camarada Yoyes por decir ésta veinticinco años antes lo que él iba a decir veinticinco años después; que todos aparezcan con semblante de seguir diciéndole a la sociedad española "me he quedado con tu cara"; que todos escondan las manos... 
En esta fotografía, que vale más que mil palabras, están explicados casi mil asesinatos. Ni el microscopio habría dado más información. Y no están derrotados, como repite casi toda la prensa. Han logrado imponer su jerga. "Los pistoleros más emblemáticos de Eta posan juntos", titulaba El País, cuando lo exacto habría sido titular: "Los pistoleros y asesinos de Eta, etc..." No es lo mismo, como no lo era hablar de "violencia callejera" ni "violentos" cuando se trataba de terrorismo urbano y de fascistas. 
Y no se engañe nadie. Debajo de esos rostros aterradores, se esconde el verdadero, el que mostró el camarada Txeroki durante su juicio. De hecho esos 70 camaradas fueron a Durango para decir: "Txeroki somos todos", y después a tomarse unos txikitos, los camaradas txikitos, ya con otra cara, la suya de verdad, la de Txeroki.

Arriba: Etarras en la reunión de Durango, 2014; en el medio: Txeroki durante su juicio en la Audiencia Nacional. Debajo: collage de Joaquín Blas. 



13 comentarios:

  1. Si las miradas mataran tendría que cerrar los ojos para no ser como ellos.

    ResponderEliminar
  2. Excelente texto. ¿Nadie ha calculado el número de asesinatos perpetrados por el conjunto de los retratados?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lorenzo Silva publicó hace unos días una interesante suma. Tomando 80 los años de esperanza de vida de un español y calculando los años que habían robado a sus víctimas sumaba... 50.000 años de vida frustrada. Las condenas sumadas de todos los etarras... 1500 años reales, que divididos por casi un millar de muertos... En fin, sígase el razonamiento.

      Eliminar
    2. "50.000 años de vida frustrada". Alucinante.

      Y casi todo ello en plena democracia...

      Otra cifra que sería muy interesante conocer: ¿cuántos vascos consideran hoy a esos fascistas como héroes?

      Eliminar
    3. Es muy bueno el texto. Trapiello no lo ha dejado escapar porque es muy fuerte la foto, el discursito que se gastan, el rollito de aquí estamos... Lo de qué hacian los del servicio secreto el día que asesinaron a Gregorio Ordoñez en un restaurante en la parte vieja de San -Sebastián ... estaba lloviendo y el asesino salió corriendo y se tropezó tres veces... claro que por allí nadie vio nada. En Londres, en Manhattan, en París, en Colonia... estos tíos no hubieran dos telediarios!! Es muy fuerte lo de todos los que los han visto pasar por delante y no los han denunciado.

      Eliminar
  3. Matadero, Matadero:
    tan libres como podridos.
    Todos ya por fin contentos.

    ResponderEliminar
  4. “lunes, 6 enero 2014 / Actualizado 12:19 CET

    ESTÁ PASANDO: Reforma en el Ejército / Lotería Niño / El final de ETA / El Canal de Panamá / Fallece Eusébio / Más temas”.

    Pinché más temas, y tampoco veía lo que pasaba.

    ResponderEliminar
  5. No están arrepentidos, ni lo van a estar nunca, sus rostros delatan que el odio a España y lo español está intacto. Ahora la nueva vía es la paz y la integración (SORTU, AMAIUR, etc). Ellos han ganado porque están vivos y libres. De los los fangos del franquismo impune se recogen estos lodos del vasquismo fascista. Cuando veo a un fascista en el Valle de los caídos con las banderas franquistas y a los proetarras con sus ikurriñas y chapelas me cuesta ver la diferencia, porque motivos no hay ninguno, ambos son patriotas de la nada.

    ResponderEliminar
  6. https://archive.org/stream/elmundoesansnov00barogoog#page/n10/mode/2up

    “El mundo es ansí”, de Pío Baroja, por el ordenador. Ejemplar de 1919 (“Establecimiento tipográfico de Rafael Caro Raggio”), con los subrayados y hasta anotaciones de algún lejano lector anglosajón: “her life”, por ejemplo, cuando don Pío empieza a contar la vida de Sacha (my God!, ¿y la reader’s life?). Copio un párrafo de la carta de la rusa ya fuera de España. (Por si pudiera serenarnos en el juego de espejos y reflejos de nuestros pellejos hoy aquí propuesto. Calculando, muerto a muerto, una mijilla menos, y compadeciendo, rostro a rostro, una mijilla más).

    “En su libro he querido ver reflejada la vida española que tanto me ha perturbado, esa vida tan irregular, tan áspera, tan inexorable, y que a pesar de esto, produce sentimientos caballerescos y bondades poco comunes. Hay algo, indudablemente, muy humano en España, cuando en contra de su vida arbitraria, injusta y cruel, se impone su recuerdo, no con indiferencia ni con odio, sino con cariño, con verdadera simpatía”.

    Más de una vez se ha dicho: demasiado españoles estos humanos de la sección vasca. Del padre militar de Sacha, dice don Pío: “Como no era inteligente, creyó que debía ser duro. Realmente esto de poder mandar es una cosa inmoral”. “¡Intelijencia, dame el nombre exacto de las cosas!”, que pedía el otro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "¡Intelijencia, dame el nombre exacto de las cosas!"

      Hermosa oración, quizás la única posible: o se reza o no se reza, no hay término medio. O sí, el término medio también podría ser un excelente abono para la maldad: La falta absoluta de luces como índice de la máxima peligrosidad.

      Eliminar
    2. La contabilidad de la compasión: otra posible alternativa frente al tristísimo y frío recuento de votos y muertes. Compasión por las víctimas, pero también piedad por los verdugos, presos de su ceguera, porque todos, a la postre, andamos necesitados de claridad.

      Eliminar
  7. Les dejamos ganar. Les regalamos en su día las palabras y hemos acabado regalándoles la realidad. Todo se fraguó desde el momento en que alguien llamó "atentado" a lo que tendría que llamarse "asesinato"; desde el día que alguien llamó "organización" o "banda armada" a lo que tendría que llamarse "cuadrilla de juntacadáveres".

    Luego está la sensación de que pudo haberse hecho más, mucho más. La sociedad debió (debimos) eclosionar e invadir pacífica pero multitudinariamente sus sedes y herrikotabernas, como se vio tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco.

    Pudimos evitarlo (o al menos reducirlo mucho) y, por cobardía o por indolencia o por simple pereza, no lo hicimos.

    ResponderEliminar
  8. A veces un titular basta para dar a entender la calidad moral de los sujetos dueños de la cabecera y de la pesebrera. "Emblemáticos"; emblema: 1ª)...lema que declara el concepto o moralidad que encierra, 2ª)...representación simbólica..., 3ª) Bandera. Grandes palabras todas.
    Si semejantes medieros son capaces de describir a unos asesinos, cuya labor es fundamentalmente y por este orden: la cobardía, la sangre derramada y la mierda, no necesitan decir a que clase de dictados obedecen y quien sostiene la correa que los sujeta al collar. Porque está bien a las claras: un perro que vale menos que esa basura que retratan, por mucho que se permita el lujo de codearse, en la peste de sus millones, con los ricos y famosos en sus saraos neoyorquinos a los que es tan aficionado. El viejo semianalfabeto que ensucia con sus pezuñas el caserón junto a los Jerónimos, de boca grande, exdirector general a las órdenes del que antaño fue fiscal militar de la Málaga recién tomada por Queipo, el que anda por ahí repartiendo carnets de demócrata de toda la vida, un miserable digno glorificador de asesinos que tiene asiento reservado en la tribuna cuando el mariscal "Ternera" (con guisantes) presida el desfile de la victoria por la Gran Vía de Bilbao.
    Montero-Martín.

    ResponderEliminar