23 de julio de 2011

Malicia

YA se maliciaba uno que no obtendría respuesta, y pese a ello la envió a la sección de Cartas al director de El País, donde se publicó el 28 de junio pasado. Como han pasado tres semanas, y es poco probable que nadie rompa el silencio profundo que siguió a su publicación, aquí van juntas mi carta y algunas consideraciones morales (pero poco) y recreativas (lo justo).

LA CARTA
En El gato encerrado, libro que se publicó por entregas en el suplemento del Diario de Jerez en 1989 y en 1990  en la editorial Pre-Textos, puede leerse: “Si Cervantes viviera, el primer premio Cervantes se lo hubiera llevado Lope de Vega. Sin dudarlo”. Durante todo este tiempo siempre he creído que ese aforismo era mío. Sólo porque lo ha visto uno citado muchas veces por ahí con mi nombre, me decido a circular este ruego. En el artículo “La tercera verdad” de Javier Cercas, publicado en Babelia el sábado 25 de junio, se dice: “Como dijo José María Valverde, Cervantes nunca habría ganado el premio Cervantes”. Aunque Machado afirmara en Los Complementarios que admiraba mucho a Virgilio, entre otras razones, porque en sus versos había los de otros muchos a los que ni siquiera se tomaba la molestia de citar, y después de hacer algunas búsquedas infructuosas en Internet, le agradecería a Cercas, o a cualquier lector si él no pudiera precisarlo, me indicaran dónde y cuándo dijo eso nuestro admirado Valverde, para no hacer pasar en el futuro por mío lo que podría no serlo, por poco que sea”.

LAS CONSIDERACIONES
      1. ¿Por qué no respondió J.C.?
 a/ No vio la carta publicada. b/ La vio, pero está enfrascado en qué sé yo y no puede perder ni un minuto: Time is money.

2. ¿Qué podría haber respondido J.C.?
    a/ “Esa frase, con la firma de Valverde, se publicó en tal lugar y en tal año, por supuesto antes de 1989”. b/ “No la he visto escrita en ninguna parte, cierto, pero se la oí a Valverde en tal fecha” [siempre y cuando sea esta anterior a 1989, incluso anterior a la creación misma de los premios Cervantes]. c/ “Se la he oído también muchas veces a Francisco Rico, que la usó como suya en su discurso de ingreso en la Academia en 2000. No sería extraño que él se la hubiese oído también a J.M.V. en los años cincuenta, cuando lo tuvo de profesor. Después fueron grandes amigos. Yo también soy un gran amigo de Francisco Rico. No hay que descartar que J.M.V. se la oyera a Rico en 2000, desde la tumba, y que de alguna manera regresase al pasado para que F.R. pùdiera citarla veinte años después. La vida está llena de cosas raras, como he probado muchas veces en mis libros.” d/ “Y yo qué sé. En todo caso, siguiendo métodos psicodeductivos, me pega más, y yo lo prefiero así, que sea de J.M.V., y no de A.T., del que también soy un gran amigo”. e/ “Ni la he visto escrita en ninguna parte, ni se la oí a Valverde, pero creí que era suya. Alguien debió de soplármela. El maestro armero, supongo. De todos modos es una frase que se le podría haber ocurrido a cualquiera. Estaba en el ambiente. Además, tampoco vale tanto”.

Claro que alguien puede estar preguntándose a qué viene todo este jaleo por una simple cita. Cierto alumno de Heidegger le envió a este un trabajo académico con una carta en la que aseguraba que muchas de las ideas expresadas en él no podía distinguirlas de las del propio Heidegger, a quien, no obstante, daba tratamiento de maestro. “Si por ventura no me encontrara ya en disposición de distinguir mis ideas propias de las de otro, yo, por mi parte, me abstendría de publicar”, le respondió Heidegger bastante furioso. O sea, seguiré teniendo esa frase por mía, valga lo que valga. Aunque aspiro a que llegue el día en que se haya hecho tan popular, que todo el mundo la cite sin conocer su origen. Para entonces ni siquiera le parecerá a uno mal que J.C. pueda citarla incluso como suya propia. Todo podría ser.

5 comentarios:

  1. Como posible respuesta a la primera de las "consideraciones" yo añadiría: c) Está demasiado ocupado peleándose con Arcadi Espada.

    ResponderEliminar
  2. Ya sabe usted, Andrés que Cercas juega en la "Champions League" de las super-almendras y eso le coloca un poco por encima de la realidad y de rebajarse a discutir quién dijo qué... Pero algunos, que le llevamos leyendo a usted desde hace años estamos familiarizados con esa frase y sabemos todo lo que usted ha aquilatado en ella. David Fdez

    ResponderEliminar
  3. El mejor desenlace del asunto me parece el que se apunta al final: cuando llegue el día en que sea de todos y la sepan todos (aunque sea tuya)

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que se abren dos posibilidades:
    a) es posible que JC se halle como la bella muchacha de abajo, o como don Camilo aquel día en el Senado: lost in traslation. En ese caso, AT habríale hecho también ahora una muy bonita foto.
    b) puede ser que, al contrario, JC esté pero que muy despierto. Trataríase entonces de la Anatomía de un plagio cercano.
    Pero tiene El País eminentes académicos en sus filas que podrían tomar cartas en el asunto, una vez que terminen con lo de Zapatero, claro.

    ResponderEliminar
  5. Malicioso batiburrillo de A. T.: sería gracioso si no dejara caer un inexistente plagio de J.C: los dos aforismos, que se parecen, no son iguales.

    ResponderEliminar