16 de octubre de 2011

La sombra y lo visible

EL mismo día que secuestraban a las jóvenes cooperantes españolas en Kenia Montserrat Serra y Blanca Thiebaut, El Cultural de El Mundo le daba su portada y cuatro páginas de entrevista al joven escritor Alberto Olmos, de quien destacaban, a modo de titular, esta frase: “Estoy harto de la impostura de la solidaridad: ha sido una broma, una estafa difícil de criticar”.  “Yo sé –arranca el que El Cultural considera “el último provocador”– que como tengo barba y no me parezco a Juan Manuel de Prada se da por hecho que soy superprogre y que tengo que movilizarme por todas las causas, no sé… por Egipto. Bueno, yo no sabía que en Egipto había un dictador, pero qué fácil es decir al día siguiente que estás a muerte con la ‘primavera árabe’”. Hay cosas, sin embargo, que conviene saberlas y no hay nada malo tampoco en ponerse al día. Bien podríamos empezar por el excelente artículo que ayer mismo publicaba Chantal Maillard en El País. Y aunque Olmos se referirá, supongo, a todos aquellos que parasitan la pobreza en beneficio propio y se adornan con el dolor ajeno, lo cierto es que Montserrat Serra y Blanca Thiebaut, hasta ayer mismo en la sombra, sabían qué podía esperarles en Kenia, en el campo de refugiados donde trabajaban doce horas al día, y para ello se prepararon concienzudamente. Ha sucedido y confiamos en que pronto estén de vuelta, porque el mundo, el que escribimos con minúsculas, necesita de su solidaridad y de su coraje acaso tanto como de nuestros publicitados provocadores.
Montserrat Serra y Blanca Thiebaut


17 comentarios:

  1. Alberto Olmos es un genio y tú no lo puedes comprender. Crees que lo que ha dicho es una sandez, pero es que no lo puees entender. No le des más vueltas. Un gran tipo.

    ResponderEliminar
  2. Sí, siempre habrá gente que se aproveche y decore con el dolor ajeno. También siempre habrá listos que se decoren con las ideas de otros, ensuciándolas y banalizándolas. Pobres jóvenes, qué cosas se les hacen pasar por rebeldía. Qué sensación de que caminamos hacia atrás, a lo cangrejo.

    ResponderEliminar
  3. Andrés, en mi humilde opinión ese artículo que Vd. recomienda es una muestra verdaderamente conmovedora de lo que Gustavo Bueno llama el "fundamentalismo democrático", con afirmaciones tan ridículas como la de que los animales "son mejores" (?) que las personas o la acusación a los cristianos de que no se gastaran en Africa lo que han gastado con la visita del Papa (ignorando, por lo demás, los ingentes recursos que la Iglesia católica y sus organizaciones destinan a ese continente).

    En cuanto al tal Olmos, leí la entrevista y me pareció superficial, con muy poca sustancia (desde luego, si fuese "un genio" como apuntan por ahí, lo disimulaba impecablemente...). Pero su crítica a la "solidaridad" no es nueva ni original, y va por donde Vd. mismo avanza. David Fdez

    ResponderEliminar
  4. Manuel Cañedo Gago16 de octubre de 2011, 10:35

    Desgraciadamente, hoy día el sentimiento de solidaridad se reduce a las buenas intenciones de un puñado de ONGs. Pero la solidaridad, para que fuera realmente más efectiva, debería ser promovida conjuntamente en cada una de sus escalas y en todos sus ámbitos, comenzando por tener equiparadas en derechos a todas las naciones, al margen de su poder económico o influencia cultural dentro de un mundo que se decanta por favorecer la globalización. Al fin y al cabo, el significado del término solidaridad (que deriva del sustantivo latín soliditas) no es otro que homogeneidad de algo físicamente compacto y entero.

    ResponderEliminar
  5. Habría que saber la verdad de la verdad que se esconde tras el corazón de las tinieblas, hay oenegés que meten pro domo sua más trolas que tele cinco y sus causas. Se autofinancian así. Quieren que seamos críticos, claro, pero cuando topamos con la solidaridad -la pseudoreligión de moda, el fetiche que todo lo acalla y nos devuelve una buena autoconciencia- hemos de inclinarnos sin chistar, pues se oenegea también, sin duda, por amor al arte.

    ResponderEliminar
  6. Andrés: la hipocresía de la caridad poco, o nada, tiene que ver con las actividades que llevan a cabo estos guerreros de la solidaridad. Seguro que pronto vuelven a su trinchera. Es cuestión de tiempo... y dinero. Mi agradecimiento a las dos.

    ResponderEliminar
  7. Ya veo que no entendéis al bueno de Alberto Olmos, que, insisto, es un genio de nuestro tiempo, puesto que lo encarna. Según vosotros, en el mundo hay mucha injusticia y mucha mentira. Vaya por Dios. Por ese camino terminaremos afirmando como ideal de vida aquello de "Ser pez, despreocupadamente pez". ¡¡¡Venga!!!

    ResponderEliminar
  8. Señor anónimo de las 14:43 : ¿qué perra le ha dado a usted con el tal Alberto Olmos? Ya nos ha dejado bien claro que es un genio. Claro que yo he entrado alguna vez en su blog y leí la entrevista del periódico citado. Y qué voy a creer: ¿lo que veo o lo que me cuenta un anónimo? Desde luego es bonito ver los humos con los que arranca. Dios lo protegerá,seguro. No creo que necesite de esta humilde lectora, como tampoco me necesita Prada,(el que impresionó con Coños) a quien tanto me recuerda. Nieves García

    ResponderEliminar
  9. Señor anónimo de las 14:43:
    Mi lectura del asunto:

    -El ideal de vida de Alberto Olmos: a follar a follar que el mundo se va a acabar.
    -Su propuesta: pasar de ser despreocupadamente pez a ser conscientemente pez.

    Personalmente, yo aspiro a más.

    ResponderEliminar
  10. Olmos está ridículo y decepcionante en esa entrevista, y la periodista muy servicial. Durante años este señor ha cargado contra determinadas poses y novelistas, y ahora da bastante pena ver como se arrastra con los mismos tics cuando los medios le dan un poco de bola y nos lo intentan meter con calzador con eso de que es el nuevo "enfant terrible". Y él se lo cree cuando dice que toda la literatura española es basura, excepto la suya claro, porque nadie ha leído más que él y nadie escribe con más gracia. Más que provocador es el perfecto ejemplo de hipócrita y bufón. Sus críticas son sectarias, ataca siempre abajo, y se mueve por el compadreo con su círculo. Sólo hay que ver su silencio con fenómenos como Luna Miguel, Elvira Navarro, Reig y tantos otros. "...hay algunas escritoras casi analfabetas que ganan demasiados premios", y carga, pero sin nombres. Yo creo que ganar el Herralde tan joven nos desgració a todos a un gran escritor que ahora no hace más que intentar importunar a ingenuos y pavonearse, hacerse el chistoso y cuando lo atacan decir que "la envidia es muy mala", él, que ha cargado contra todos con resentimiento durante años en su blog. En fin, ha sido pasarse a Mondadori y empezar a salir en portadas, qué casualidad... Además, su último libro no sólo es oportunista, sino que el tema está bastante trillado, le sobran fuegos artificiales con el lenguaje y las metáforas y le faltan ideas originales. Da igual: Olmos ya es un producto más. Tampoco necesita a este humilde lector. Karla.

    ResponderEliminar
  11. ¿Alberto Olmos no es el mismo personaje que decía en su Formspring que estaría encantado de publicar en ABC? Pues eso, un cínico con una ceguera del copón que no ve más allá de sí mismo. ¿El mismo que crítica al 15_M en una portada de Qué leer, que los llama pijos por tener iphones, y en la portada de esa revista sale él con unas Ray-ban, unas gafas de sol de más de 100 euros? Pues eso. A OT como jurado. Lo que no quieras para ti no lo quieras para los demás Sr.Olmos.

    ResponderEliminar
  12. En mi opinión, relacionar una idea general sobre la "impostura de solidaridad", en palabras de A. Olmos, y un caso concreto como el de estas dos cooperantes secuestradas me parece muy forzado, además de demagógico, facilón y tramposo.

    Saludos.
    Subcomandante Marcos

    ResponderEliminar
  13. Olmos, otro descubridor de Mediterràneos. Un provocador, blogerista doble (esto a la periodista le parece lo màs...) y fan de Marìas y de Vila Matas... A este tipo de bueyes sólo hay que dejarles la cuerda larga para que acaben enredàndose y finalmente estrangulàndose con su propio dogal. Prodrìa al menos pensar que no provoca el que quiere si no el que puede.

    ResponderEliminar
  14. Ay, cuanta envidia veo en este país. El Sr. Olmos, del cual seguro que ustedes no han seguido su trayectoria y menos leído al menos dos libros, reparte bastante verdad en sus palabras cosa que ustedes, ciegos de envidia, no tienen la posibilidad de apreciar. Lean a Olmos y dejen ya de reconcomerse por dentro. Envidia pecado capital y más en España. Ale.

    ResponderEliminar
  15. Uy, yo claro que no he leído ninguna novela de olmos (llamarlo señor me parece un despropósito) por la misma razón que nunca comería en un restaurante que se sirven de pescado podrido y de carne con lozanos gusanos. Por otra parte sus partidarios no deberían ser tan susceptibles teniendo en cuenta que que su admirado cabestro siempre ha escrito sin pelos en la pluma.
    Y al anónimo de las 9:35 ¿no le da vergüenza venir con el cuento de la envidia? Puestos a envidiar ¿por qué a un tipo tan feo? Sí, con esa fealdad moral que se transparenta en la piel y que se ponga lo que se ponga nada podrá aliviar.

    ResponderEliminar
  16. ¿Hay mayor impostura que ese "yo sé que como tengo barba, etc.? ¿Hay mayor impostura que ese: "yo no sabía que en Egipto, etc.?

    "Demagógico" es un adjetivo que gente necia predica de la acción de aquel que muestra una contradicción, una conducta punible, una inmundicia moral. Quien afirma categórico y desde tribuna pública: "la solidaridad ha sido una broma, una estafa", desde ese categórico "ha sido una broma, una estafa", está diciendo que Montserrat Serra y Blanca Thiebaut son una broma, una estafa.

    Cuando uno es una impostura y, negligente, perezoso, no busca el matiz que la razón señala tras el pensar riguroso;cuando para uno todo es negro, de modo categórico, entonces a ese se le puede señalar con el dedo ético.

    ResponderEliminar
  17. Y no que me da en la nariz que detrás del anónimo y entusiasta defensor de Olmos puede estar el mismísimo Olmos...

    ResponderEliminar