7 de octubre de 2011

Serpentinas, filacterias

POESÍA POR INMERSIÓN:
"Yo era una piragua monóxila / hundida en un petroglifo”. Últimas horas en Lisca Blanca.
“Ser pez, despreocupadamente pez”. Diario abierto.
“Nostalgia de las branquias”. Diario anónimo.
* * * 
CUANTA más gente se quede en Benidorm, mejor; menos irán a Venecia.
* * * 
TIENE que ser triste entrar en la Academia y pasar de ser “el escritor o el poeta Tal” a que todo el mundo se refiera a uno como “el académico Tal”. Así hemos visto que sucede muchas veces. Claro que a Tal seguramente no le parezca tan triste la cosa. Porque Tal para Cual.

3 comentarios:

  1. Ser académico, despreocupadamente académico

    ResponderEliminar
  2. Ojo Andrés porque más temprano que tarde te ofrecerán la letra de un sillón y entonces tendrás que invitarnos a todos a una farra madrileña festejando el donaire de tu renuncia a ser académico y llamado por ese adjetivo.

    Haces bien en apartarte porque la palabreja suena a enfermedad irresoluble.

    Por la dimensión y carácter de tu obra seguro que te lo van a proponer algún día. Atento.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Se podría formular un híbrido: "Ser boquerón, despreocupadamente académico".

    ResponderEliminar