4 de octubre de 2011

Se hace saber

VIENE llegando desde hace dos semanas un gran número de correos de lectores que informan que nunca han podido dejar aquí sus post, tras intentarlo mucho. Lo extraño, sin embargo, es que otros hayan podido. Francamente, no sabe uno a qué obedece esa conducta tan caprichosa del sistema, y confío en que las averías se vayan arreglando solas. Tanta es mi fe en el darwinismo digital. Aunque, claro, si alguien puede enseñarnos un atajo en la ingeniería bloguera para solucionarlo, mejor. Un saludo a tod*s.

8 comentarios:

  1. A ver..., probando, probando...
    Pues parece que a mí sí me funciona.
    Sr. Andrés, Me acaban de traer su libro “Las Armas y las letras”. Preciosa edición de Destino.
    Hermi

    ResponderEliminar
  2. A mi modo de ver, de los tres sistemas que blogger prevé para habilitar los comentarios, éste de la ventana incrustada es el que da más problemas. Aunque es cierto que últimamente todos han dado problemas. Como pista, si se selecciona la opción de Anónimo o la que he yo escojo de URL y nombre suele funcionar.
    No sé si lo he dicho, pero aprovecho: disfruté con Troppo Vero.

    ResponderEliminar
  3. Por si sirve de ayuda yo he probado a cambiar el navegador. Con Internet Explorer era imposible. Ahora con Firefox parece que no tengo problemas.

    ResponderEliminar
  4. Acabo de devolver a la biblioteca pública los tres ejemplares del Salón que no había conseguido encontrar en el "mercado". Que bonita palabra y que fea la están poniendo hoy.

    Eran Las nubes..., Los caballeros... y Las cosas...; dos meses con ellas y dos lecturas y muchos comentarios en casa.

    Con A.T. ha vuelto a mi casa la costumbre de leernos cosas en la cama uno al otro mientras el que escucha se va durmiendo con una sonrisa beatífica perfilada por una nostalgia y una carcajada.

    Y también del cesto de tus obras vamos tirando de la primera, que son esos libros tuyos y van saliendo otras obras que leemos cincuenta años después de cuando hubiéramos debido.

    Hoy hace calor. Los tres tomos en la bolsa de plástico pesaban lo suyo bajo este sol de Octubre y pensé que una biblioteca, una red de ellas, es mejor que el rastro porque hay cosas tan inverosímiles como esa obra y no hay que comprarlas y si te las llevas estás obligado a devolverlas para ti o para otros.

    Viejos libros donde encuentras billetes de metro, apuntes en los márgenes, manchas de café; libros inexistentes en los mercados accesibles pero que están protegidos por ese servicio público.

    Por ejemplo sé que "El buque fantasma" me espera en la biblioteca de la calle Hospital.

    Ganas tuve de denunciar que me habían robado la bolsa con los únicos tres diarios que faltan en mis estanterías pero Mercè me demostró mi sinrazón. Así que los devolví con pena. Bueno, allí están para cuando quiera.

    Comprendo que no sigo el hilo del post pero ¿Qué otra manera tenía de acercarme a Andrés?

    ResponderEliminar
  5. Sobre los libros, quiero comprar Las Armas y las Letras pero hay varias ediciones, en Casa del Libro la del 2009 y la del 2011 aparecen con la misma portada. Qué librería web recomendarían, no resido en España. Gracias.

    ResponderEliminar
  6. Acaba de salir la edición de bolsillo en Austral. Creo que es sin fotos. Si tiene la oportunidad búsque la ultima de las ediciones de Destino que creo que es la quinta. Es la más completa de todas.

    ResponderEliminar
  7. Hola, parece ser que a través del navegador Firefox sí es posible dejar un comentario sin problemas...Bueno, aunque algunos no comentemos, seguimos siempre ahí, leyéndote. Saludos afectuosos.

    ResponderEliminar
  8. Lo del asterisco en Todos es una concesión a la pamplina lingüísto-política en la que usted no debe caer, admiradísimo Trapiello.

    ResponderEliminar