15 de septiembre de 2011

La noche que espera

Tudela (Navarra), 15 de septiembre de 2011. Su primera exposición. En este título, La noche que espera (ver su web), el trabajo de un año, solo, vagabundo, real como una sombra. Un Madrid a menudo inhóspito, a menudo hostil. Al empezar el día, ciertas mañanas, recuerdo de la felicidad en nuestro ordenador, como el pan recién hechoalguna de esas fotos hecha por él la víspera; la dicha de saber: ha vuelto y está bajo techado. 

Hay algo hermoso y verdadero en ese trabajo, algo que nos concierne al margen de la sangre y que comparte con todos, fuera del tiempo, más allá de este espacio, en la noche, donde esperamos todos.

Su primera exposición, su aurora. Empieza su vida nueva. Le espera el día. Sea lo que sea lo que le depare el destino como fotógrafo, no olvidará el nombre de estas dos personas, Jesús Mari Ramírez, que organizó su exposición en la Fundación María Forcada, y Bernard Plossu, con el que expone, ni el nombre de esta ciudad, Tudela.





13 comentarios:

  1. Toda la suerte y los ánimos para su gran día, que siempre recordará. Mis sinceras felicitaciones por su trabajo.

    ResponderEliminar
  2. La influencia del techado compartido. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  3. Rafa, lo importante no es la imagen -la exposición, el reconocimiento, el éxito-, lo definitivo es aquello que tus ojos vieron y que dejaste constancia de su existencia: lo poético de la noche, sus trampas, sus personajes, el silencio en el que se mueven.
    Enhorabuena ya, de antemano.

    ResponderEliminar
  4. De tal palo...tal sensibilidad.
    En este caso se podría decir que una imagen vale más que mil palabras,aunque las orgullosas palabras del padre encierran toda la imagen y el sentimiento de la felicidad.

    ResponderEliminar
  5. LO mas importante de una expo es que las persnas empezan a veer de verdad lo que sabes haser....y tu foto son una grande demostracion...suerte collega....un grande abraccio. Domenico Calì

    ResponderEliminar
  6. ecos de Murnau, de Lang, de Welles, de Carol Reed, de las sombras en la niebla de W Allen, de la Viena de posguerra y de la penicilina,de la noria del Prater y de los pliegues zurbarán de esa sábana a su manera santa

    ResponderEliminar
  7. Ya conocíamos algunas de estas fotos nocturnas, en las que se descubre un Madrid tan original, tan sugeridor. Espléndido trabajo. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  8. Alegra notar la alegria de un padre,acaso también su orgullo y emoción.

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué tremenda la segunda foto! El parque devenido sala de disección por obra y gracia de un artilugio dispuesto a destripar los fantasmas de la noche. Los surrealistas hubieran saltado de gozo. Dele usted mi parabién al niño, Don Andrés, en lo que barrunto prometedor futuro.

    ResponderEliminar
  10. La noche que espera... negro como luz de negro. Sueño y muerte en la ciudad.
    Una obra muy hermosa.
    Enhorabuena a Rafael.

    ResponderEliminar
  11. Gracias a Rafael por su trabajo, su honradez profesional y su valor en estos tiempos para ser tan auténtico en lo que cree le hara feliz. Los que hemos contribuido a hacer real esta exposición lo único que deseamos a Rafael es muchos exitos y que dentro de unos años,cuando seguro sea un fotógrfao famoso, vuelva a Tudela , en la que sabe tiene su segunda casa.

    ResponderEliminar
  12. Primera vez que uno se constituye como sujeto ante la gente que lo mira. Primera vez en la que vendrán dudas, como vencejos, que pasan rápido por la conciencia: ¿serán sinceros? ¿están por mí o por mi compañía?, ¿habrá más veces? ¿seré yo mismo?... y así hasta casi el infinito. Uno ha de espantarlas, aunque sea a manotazos, y quedarse con lo que uno ha hecho si a uno mismo le ha satisfecho. Con eso basta. Lo demás, es siempre pura añadidura que en nada mejora ni empeora lo hecho. Hoy es el primer día... y no será el único, vendrán otros. Y así uno se va haciendo poco a poco como sujeto.

    ResponderEliminar