7 de septiembre de 2011

Una carta pornográfica

Se publica hoy una carta al director de El País, en la que alguien, a propósito de Almodóvar y de su última película, afirma que "lo que hace este creador-en-activo es arte a la altura de Shakespeare o Velázquez". Sin entrar en consideraciones sobre la película, que ni siquiera hemos visto, comprende uno que ese periódico trate de resarcir al director de cine de la despiadada crítica que publicó Carlos Boyero, o justificar los cientos de páginas, portadas y noticias que le dedican cada mes, pero del mismo modo que no publican ni insultos ni calumnias, se agradecería que mandaran esa clase de cartas pornográficas al cesto de los papeles, precisamente por eso, porque un derecho, el de insultar y el de calumniar, que no tienen en él sus redactores o colaboradores, no se le debería dar tampoco a sus lectores.

5 comentarios:

  1. Le puedo asegurar que ese medio manda al cesto de los papeles algunas cartas. Las que no coinciden con el ideario de ese sancta sanctorum de lo políticamente correcto. Cosa distinta ocurre cuando se trata de "uno de los nuestros", en el sentido siciliano de la expresión. Entonces, cierran filas y le evitan al manchego que se pueda desayunar con algún sapo que otro. Nada tiene de sorprendente. De alguna forma habrá que pagar, aún más, los servicios pretados por tan gallardo azote de la derecha (extrema).

    ResponderEliminar
  2. O en todo caso poseer el tacto suficiente para poner la carta a la vista de todos, sí, a lo Poe, pero en las páginas de contactos, de relax y tal.

    ResponderEliminar
  3. Para mí Almodovar pertnece al las Obras Maestras del Humor Involuntario, como decía Kundera, me di cuenta hace tiempo que me reía en sus películas donde no correspondía reirse, depués de ver a Tony Canto de travestí dejé de ver sus pelis.
    Un saludo
    (Y sobre Ansón:http://literaturaconciencia.blogspot.com/2011/08/luis-maria-anson-y-severo-ochoa.html), con perdón por la autocita

    ResponderEliminar
  4. Claro, Andrés Trapiello, por eso duele tanto el que se tome el "todo vale" por el "todo vale lo mismo". LO digo por lo de los matrimonio homosexuales: "vale" las parejas homosexuales, pefecto, pero no vale lo mismo que una familia tradicional. Vale almodobar, me hace mucha gracia, pero no es Bergman, ni wilder, ni Dreyer. J

    ResponderEliminar
  5. Independientemente de denuestos y elogios intramuros de la cinefilia (todos ellos de indudable raigambre umbilical, como no puede ser menos) y más acá del puro y duro mercado, el producto "almodóvar" todavía no ha recuperado la inversión con los pingües beneficios de rigor (mortis, sin duda) en esa su querencia mediática recurrentemente subvencionadora, desde que las "pepis" y las "pom" alzaban la pierna para la micción como si de cancerberos se tratase.

    Ay, ya lo dijo el socarrón Mr.Fox-Rex Harrison en esa imperecedera maravilla de "Mujeres en Venecia" (Joseph Leo Mankiewicz): "nunca es suficiente", el dinero, claro está.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar